Telf: 916 52 36 36HAZ UNA RESERVA

Blog

Salir a comer en familia

Publicado en: Blog
Salir a comer en familia

Nos gusta comer fuera. Por regla general, lo hacemos por una ocasión especial: cumpleaños, aniversario, San Valentín, el Día de la Madre… Lo cierto es que cualquier excusa es buena, sobre todo si se trata de ir a comer a mesa puesta, sin necesidad de preocuparnos por comprar el pan, por sacar las croquetas del congelador o por el fuego para que no se quemen las lentejas. Cuando llega el buen tiempo y el calor, lo mejor es buscar un restaurante con terraza donde degustar una comida o cena exquisita y disfrutar de unas vistas impresionantes. Pero cuando hay niños en la familia no siempre resulta fácil salir a comer fuera de casa. El menú, el local, el resto de comensales… factores que hay que tener en cuenta para evitar que la velada acabe estropeando el día.

Todos sabemos que los niños son niños y, como tal, no son capaces de estar quietos durante mucho tiempo. Además, gritan al hablar y son un poco especiales a la hora de elegir la comida, ya que no siempre les gusta lo que hay para elegir en el menú. Para que la comida no se nos atragante es importante reservar mesa en un restaurante, con terraza si puede ser, y con una zona para los más pequeños, lo que querrá decir que habrá más niños y más padres en la misma situación.

En el Restaurante Raúl de Pablo contamos, por ejemplo, con un espacio reservado para los reyes de la casa. Se trata de una pequeña área recreativa con juegos y columpios pensados para edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, con la ventaja que desde la terraza podrás tener contralado en todo momento a tu pequeño.

A continuación te dejamos una serie de trucos para que tu hijo no se aburra y todos puedan disfrutar de una comida en familia fuera de casa:

  • A la hora de sentarse a la mesa y para evitar cualquier pelea entre los hermanos, que un adulto se coloque entre los dos, separándolos.
  • Evita las horas puntas, es decir, llega al restaurante un poco antes de tiempo para intentar no molestar al resto de comensales. Esperar tampoco es algo que les suela gustar por lo que recomendamos que lo primero que pidas al camarero sea la comida del pequeño.
  • Explicar a los niños lo que se espera de ellos antes de salir de casa y en el caso de que se porten mal no hay que tener miedo a actuar y frenar ese mal comportamiento. Pero no montes una escena, no vaya a ser peor el remedio que la enfermedad.
  • Y por último, déjale llevar un juego para que se distraiga antes y después de la comida.

 

 

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.